fbpx

Blog

Parte IV. A pesar de la pelusa.

a pesar de las pelusas
Economía, Historias del día

Parte IV. A pesar de la pelusa.

Algo que aprendí en la Ciudad Muecax, fue que el sol sale para todos, a pesar de la pelusa.

Estando ahí escuche un poco la historia de Pam; él vende accesorios para maquinas. Tiene su negocio al centro de la ciudad, Pam le va bien en su negocio, tiene poco con él unos 3 o 4 años, se administra bien, compra para revender y así sucesivamente su trabajo propio, creció al grado de comprar una Pick up para transportar el material y sus productos. Pam está feliz.

Por otro lado esta Apolo, él ve el crecimiento de Pam con su propio negocio, y se ve a la tentativa de dejar su trabajo para vender suplementos para maquinas y así poder conseguir una vida parecida a la de Pam… y así lo hace, lleva un año con el y le va mas o menos bien, pero no sin dejar su trabajo, tiene que trabajar además de mantener poco a poco su propio negocio, pero se ve tranquilo diciendo que pronto podrá dejarlo y dedicarse al 100% en los suplementos para maquinas, ya hasta tiene local por la zona sur de la ciudad.

Además de Apolo, está Mun quien también se da cuenta del crecimiento de Pam y al percatarse del avance de Apolo, decide vender auxiliares para maquinas.
Mun esta batallando para encontrar clientes, y establece su negocio en el norte de la ciudad.

Durante mi viaje, me di cuenta que salían más productos como los sustitutos para maquinas, primarios para maquinas, etc etc; los clientes del norte poco a poco prefieren ir con Mun porque no tienen que conducir tanto; los clientes del centro compran con Pam porque les queda cerca; y gente del sur compra con Apolo porque les queda mejor la ubicación.

En este punto, la economía de la Ciudad Muecax estaba decayendo un poco, había exceso de oferta y la demanda del mercado no era suficiente para todos; a Mun ya no se le veía atendiendo su negocio, y Apolo alargaba su renuncia a su trabajo. Pero Pam, a él se le veía pasar en su Pick up, hablando con gente, informándose y fue cuando yo vi que salió el sol.

Pam empezó a fabricar las maquinas, con ello dio empleo y siguió con su ahora empresa.
-El sol sale para todos, a pesar de la pelusa.

Unos 3 o 4 años después regrese de a la Ciudad de Muecax.
Ahora era todo un avance, Pam no solo siguió con su empresa, ahora da cursos de capacitación para hacer piezas generales para las maquinas, cursos para hacer mecánicas cada una de las maquinas etc etc. Yo le pregunté cómo superó una sobreoferta de un producto… ¿qué creen que me dijo?

Sigan con Dr. Envío para más historias, y sigan mi IG @monbazaldua y manden sus experiencias con drenvio.com

Dejanos tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.